nike outlet
Home  |  Contacto  |  Acerca De Nosotros  |  Blog  |  Enlaces Relacionados   



COMER EN JORDANIA


La rica comida jordana, unida a la famosa hospitalidad de los jordanos, crean una atmósfera de celebración con cada plato que se sirve.

La mesa es una obsesión, y no solo en Jordania, sino en todo Oriente Medio.

La hora de la comida en Jordania no es una mera función biológica, es un evento social. Los jordanos se reúnen generalmente durante las comidas y disfrutan compartiéndola.

La comida es un aspecto muy importante de la cultura jordana. En muchas aldeas, las comidas son eventos sociales en los que se reúnen las familias. Además, los jordanos suele recurrir a la comida para expresar su hospitalidad y generosidad. Son por naturaleza personas muy hospitalarias y, a menudo, no pasan más que unos minutos antes de que inviten a un desconocido a sus casas.

Es un orgullo para los jordanos servir a la familia, a los amigos o a los invitados en sus casas, sin importarles si tienen o no muchos medios.

En una 'invitación jordana', no se espera que el invitado lleve nada y sí que coma de todo. Esta invitación viene seguida del dicho popular árabe “Sahtain wa 'Afiya.”

Por supuesto, cuando se habla de comida jordana, hay que mencionar el plato más distintivo, con mucha diferencia, de la gastronomía de Jordania: el Mansaf.

Mansaf es el plato nacional de Jordania que a menudo simboliza un momento importante. Consiste en arroz arábigo, un rico caldo hecho con yogur seco elaborado con leche de cabra (jameed) y cordero o pollo. Tanto si los jordanos están celebrando una graduación, un compromiso o una boda, el Mansaf es el plato que se sirve habitualmente. Además, el Mansaf también se sirve durante las reuniones de condolencia y para resolver diferencias con otras personas.

Comer Mansaf es algo serio y se emplean horas en su elaboración.

Incluir Mansaf en el menú es el mayor símbolo de generosidad para la cultura jordana. El grado de generosidad se determina por la cantidad de cordero que se cocina. No se suelen utilizar cubiertos para degustar el Mansaf.

Los invitados comen del plato común utilizando las manos, lo que simboliza una verdadera unión social. El plato se coloca en el medio de la mesa al alcance de todos.

Otra delicatessen popular en Jordania es el cordero lechal relleno. Consiste en cordero asado relleno de arroz, cebolla picada, frutos secos y pasas.

También está el Al-Zarb, un horno cavado a un metro de profundidad en la tierra y con unos 60 centímetros de diámetro. Las paredes del horno se cubren con ladrillos y el suelo se deja tal cual. Es también el nombre del cordero cocinado en este horno.

No importa cuál sea la preferencia del viajero: la cocina jordana le ofrecerá siempre un sabor para satisfacer su paladar.