nike outlet
Home  |  Contacto  |  Acerca De Nosotros  |  Blog  |  Enlaces Relacionados   

Home >> Donde ir >> Karak

        > Interior de los pasadizos del castillo de Karak.



 

Tanto si se aproxima a Karak desde la pintoresca carretera conocida como el Camino de los Reyes hacia el este o desde el Mar Muerto hacia el oeste, la silueta imponente de esta ciudad fortificada y su castillo le harán comprender enseguida el motivo por el que los destinos de reyes y naciones se decidieron por este lugar.

Como antigua fortaleza de las Cruzadas, Karak se sitúa a 900 m sobre el nivel del mar y se asienta dentro de los muros de la antigua ciudad. En la actualidad, la ciudad tiene unos 170.000 habitantes y cuenta con gran cantidad de edificios otomanos restaurados del siglo XIX, restaurantes, alojamientos, etc. Pero, indudablemente, el Castillo de Karak es la atracción más importante.

La ciudad está construida sobre una meseta triangular y el castillo está situado en la estrecha punta meridional. El castillo mide 220 m de largo y 125 m de ancho en el extremo norte, y 40 m de ancho en el extremo sur, donde un estrecho valle lo separa de la colina lindante mucho más alta que una vez fuera el enclave de artillería preferido de Saladino. Por todo el castillo se puede distinguir la construcción tosca y oscura de los Cruzados de los finos bloques de piedra caliza utilizados en la arquitectura árabe posterior.


 

 

Lleve consigo una linterna cuando visite el castillo de los cruzados, pues hay muchos túneles y pasadizos en las profundidades del castillo que no están iluminados.

 


Siglos más tarde, los cruzados tardaron unos veinte años en construir su vasto castillo. Cuando lo terminaron, en 1161, se convirtió en la residencia permanente del señor de Transjordania, que por entonces era el feudo más importante del reino de los cruzados, rico en producción y en ingresos fiscales.



Tras soportar varios asedios a principios de 1170, Karak pasó a estar bajo el control de Reinaldo de Châtillon, un señor que se hizo famoso por su temeridad y barbarie. En contravención de todos los tratados, empezó a robar a las caravanas y a los peregrinos camino de la Meca: atacó la tierra natal del Islam (la Hijaz) y asaltó los puertos árabes del Mar Rojo, llegando a amenazar incluso a la propia Meca. Saladino, soberano de Siria y Egipto, reaccionó con rapidez. Tomó la ciudad de Karak por la fuerza, la redujo a cenizas y casi consigue saquear el castillo también.
 

 

Antes de entrar al castillo, dedique cinco minutos a estudiar el mapa de la entrada del sitio. Le ayudará a reconocer el camino y podrá conocer un poco de su historia y de las gentes que lo habitaron.

 


El ataque de Reinaldo en tiempos de paz a una gran caravana en 1177 provocó un rápido castigo por parte de Saladino, que atacó al reino cruzado y acabó con la derrota del ejército cruzado en la batalla de Hattin. Saladino perdonó a la mayoría de los prisioneros salvo a Reinaldo, a quien ejecutó él mismo. Los defensores de Karak resistieron ocho meses de prolongado asedio antes de rendirse a los musulmanes que, piadosamente, les concedieron la libertad.

img_sword2.jpg 

De nuevo en poder musulmán, Karak pasó a ser la capital de un distrito que abarcaba gran parte de Jordania y jugó un papel central en el plano político de Oriente Próximo durante los dos siglos siguientes. Durante un tiempo, Karak se convirtió incluso en la capital de todo el reino mameluco, cuando el sultán an-Nasir Ahmad se cansó de las luchas por el poder en El Cairo. De hecho, realizaron ocho asedios distintos antes de que su hermano y sucesor, as-Salih Ismail tomó la fortaleza y le devolvió la insignia real. Fue durante estos asedios cuando Karak se ganó el dudoso honor de ser el primer objetivo de la artillería moderna en Oriente Próximo, pues as-Salih Ismail usaba cañones y pólvora.



Bajo el gobierno de los ayubís y de los primeros sultanes mamelucos, se realizaron importantes reformas en el castillo y las fortificaciones de la ciudad se reforzaron con enormes torres que parecían no tener puertas: el acceso a la ciudad se realizaba por pasadizos subterráneos y sus entradas pueden verse hoy en día.

En épocas posteriores, la ciudad fue a menudo refugio de rebeldes y el castillo se usó como centro de celebración de consejos de tribus. La firme administración turca se implantó después de 1894 y el palacio mameluco del interior del castillo se usó como prisión. La Gran Revolución Árabe dio el golpe de gracia al dominio turco, que terminó en 1918.



Una manera magnífica de explorar el castillo de Kerak es a través del espectáculo de luz y sonido. Así, el Castillo y sus torres son iluminados por 50 postes de luz, al tiempo que se proyecta un documental sobre la historia de Kerak y los principales acontecimientos que tuvieron lugar aquí desde el año 800 a.C.

A su vez, el documental expone la invasión de Kerak por múltiples civilizaciones, entre las que se incluyen los griegos, los nabateos, bizantinos, cruzados y, finalmente, los otomanos, que controlaron la fortaleza en el siglo XIX. Asimismo, hace énfasis en la actual ciudad de Kerak, un gran ejemplo de coexistencia entre musulmanes y cristianos.
 



On The Map

View Where to go in a larger map