nike outlet
Home  |  Contacto  |  Acerca De Nosotros  |  Blog  |  Enlaces Relacionados   

 
                        
                         

HISTORIA Y CULTURA


Aunque la mayoría de los lugares que se pueden visitar en Petra en la actualidad fueron construidos por los nabateos, el área ha estado habitada desde el 7000 - 6500 aC. Existen vestigios de antiguos asentamientos de este período que hoy en día pueden visitarse en la Pequeña Petra, al norte de la Petra principal.



En la Edad del Hierro (del 1200 al 539 aC), Petra estuvo habitada por los edomitas. Se establecieron principalmente en las colinas que rodeaban la ciudad de Petra, no en la ubicación elegida posteriormente por los nabateos. Aunque los edomitas no fueron especialmente prolíferos en la construcción, destacaron por ser los creadores de la cerámica y parece que transmitieron esta costumbre a los nabateos.
 

Los nabateos fueron un pueblo nómada árabe que empezó a establecerse en la región de Petra a finales del siglo VI aC. Parece que su llegada a Petra no estaba planificada, ya que su destino inicial era el sur de Palestina. No hay duda de que encontraron este lugar muy atractivo ya que el suministro de agua era abundante, las paredes del cañón eran ideales para su defensa y los edomitas los acogieron sin problemas, ya que parece que tuvieron una convivencia pacífica.
 

Hacia el siglo II aC, Petra se convirtió en una enorme ciudad que abarcaba unos 10 km y se convirtió en la capital del reino nabateo.
 



Los nabateos se dedicaban principalmente a la agricultura. Cultivaban viñas y olivos y criaban camellos, ovejas, cabras y caballos. Tenían conocimientos sobre la canalización del agua y construyeron una compleja red de canales y cisternas para traer el agua desde un gran nacimiento, Ain Musa, situado a varios kilómetros del centro de la ciudad. Pero su principal riqueza procede del hecho de que Petra fue un importante centro para las lucrativas rutas comerciales que enlazaban China (en el este) con Roma (en el oeste). Las caravanas cargadas de incienso, seda y especias, además de otros materiales exóticos, paraban para descansar en Petra, ciudad que les ofrecía abundante agua y protección de los maleantes. Como agradecimiento por su hospitalidad, los nabateos exigían un "impuesto" por los bienes que atravesaban la ciudad, por lo que se desarrollaron económicamente con lo recaudado.



Los nabateos eran un pueblo instruido que hablaba un dialecto del arameo, el idioma de la época bíblica, y se pueden admirar muestras de su delicada caligrafía grabadas en la pared rocosa de Petra.
 

Además de sus logros arquitectónicos sin precedentes, los nabateos eran conocidos por sus conocimientos de cerámica, que se cree que heredaron de los edomitas. Recientemente se ha descubierto un horno cavado en Wadi Musa, lo cual indica que Petra fue un centro regional de producción de cerámica hasta finales del siglo III dC; posteriormente, la ciudad entró en decadencia.
 



En el año 64 aC, los romanos llegaron a la zona y establecieron una provincia romana en Siria. Formaron la Decápolis, una alianza de diez estados que impidió a los nabateos cualquier tipo de expansión. En el año 106 dC, se anexaron el reino nabateo, convirtiéndolo en parte de la provincia romana de Arabia. Petra prosperó bajo el poder de los romanos; se realizaron muchas modificaciones de la ciudad de estilo romano, incluyendo la ampliación del teatro, la pavimentación de la calle de las columnas y el arco del triunfo, construido sobre el Siq. Cuando el emperador romano Adriano visitó Petra en el año 131 dC, la denominó Adriano Petra.
 

Los romanos tomaron el control de las lucrativas rutas comerciales y las desviaron de Petra. Era el principio del fin de los nabateos, cuya riqueza y poder fue disminuyendo gradualmente hasta su decadencia.
 



Existen pruebas de que la población nabatea de Petra comenzó a disminuir y, cuando el cristianismo se expandió por el Imperio Bizantino, Petra se convirtió en hogar de un obispo y uno de los monumentos se convirtió en una iglesia (la Tumba de la urna). Las recientes excavaciones han revelado tres iglesias, una de ellas con un suelo de mosaicos de colores, y se construyeron nuevas.
 

En el año 661 dC, la dinastía musulmana de los omeyas estableció su capital en Damasco, por lo que Siria y Petra se fueron aislando del centro del poder. Todo ello, combinado con una serie de fuertes terremotos, marcó el fin de esta poderosa ciudad.
 

En el siglo XII dC, los cruzados construyeron un puesto de avanzada en Petra para proteger su gran castillo de Shobak, a 30 km de distancia.
 

Aunque existen pruebas de que el lugar se volvió a utilizar como escala para las caravanas entre los siglos XIII y XV, fue nuevamente abandonada y se convirtió en un lugar deshabitado, y ferozmente protegido, por los beduinos de la zona. Esta grandiosa ciudad permaneció olvidada por el mundo occidental hasta que el explorador suizo, Johann Ludwig Burckhardt, disfrazado de árabe, la redescubrió el 22 de agosto de 1812. 



 



Museos

Museo nabateo de Petra

Este museo abrió sus puertas en 1994 y cuenta con tres salas de exposiciones principales.

La primera sala es un recorrido por la historia de Petra y los nabateos; la geología de la región de Petra; y ejemplos especiales del procesamiento de los alimentos en el Neolítico, cerámica edomita, escultura nabatea e ingeniería hidráulica.

La segunda sala está dedicada a excavaciones concretas, como el poblado neolítico de Beida; el asentamiento de la Edad del Hierro de Tawilan; las casas nabateas y romanas tardías de az-Zanter; los hornos de cerámica de Zurrabah, que datan de finales del siglo I aC al siglo VI dC; el templo nabateo de los leones alados; el tempo de Qasr al-Bint, en el centro de la ciudad y, para terminar, el proyecto de la iglesia de Petra (Petra Church Project). En esta sala también puede verse una exposición especial de terremotos, comercio nabateo y Petra en la época medieval.

La tercera sala expone diversos artefactos, como joyas, lámparas, estatuillas de bronce, figuritas de terracota, cerámica y monedas, haciendo especial hincapié en los procesos de fabricación.

Museo arqueológico de Petra

El viejo museo arqueológico de Petra está situado en la antigua cueva nabatea de la ladera de al-Habis. El museo se inauguró en 1963 y cuenta con una sala principal y dos salas secundarias. La colección incluye piezas procedentes de excavaciones realizadas en la región de Petra, que datan de los periodos edomita, nabateo, romano y bizantino, destacando sobre todo los elementos decorativos arquitectónicos y la escultura en piedra. Las exposiciones de este museo están actualmente en proceso de reorganización después de la apertura del museo nabateo de Petra.