nike outlet
Home  |  Contacto  |  Acerca De Nosotros  |  Blog  |  Enlaces Relacionados   




HISTORIA Y CULTURA
 


Para hablar de la historia de Amán, debemos remontarnos hasta nueve milenios antes de la Edad de Piedra. Fue uno de los asentamientos neolíticos más grandes (6.500 aC) jamás descubiertos en Oriente Próximo. La colina de la Ciudadela alberga tumbas de la Edad del Bronce (del 3300 al 1200 aC).

A comienzos de la Edad del Hierro, Amán se había convertido en capital de los amonitas, mencionados en la Biblia, y recibía el nombre de Rabbath-Ammon. Fue aquí donde el Rey David de Israel mató a Urías, el Hitita. En aquella época, una muralla de torres rodeaba la ciudad (hoy en día todavía pueden verse las mejor preservadas), pero no sirvieron de mucho contra el ataque del Rey David. Sus fuerzas derrotaron a los amonitas y, aparte de un breve resurgimiento en los siglos IX y VIII aC, la zona fue dominada por asirios, babilonios y persas durante cientos de años. Hacia el siglo IV aC, la ciudad ya había tomado el nombre de "Filadelfia" en honor a su gobernante ptolemaico, Filadelfio.



El dominio seléucida y nabateo continuó hasta el año 63 aC, cuando la ciudad fue conquistada por el Imperio Romano y el general romano Pompeyo se anexionó Siria, y convirtió a Filadelfia en parte de la Decápolis, una alianza de diez ciudades-estado libres que profesaban lealtad incondicional a Roma. Los romanos reconstruyeron la ciudad con calles franqueadas por columnas, baños, un teatro e impresionantes edificios públicos. Filadelfia se encontró de pronto en el centro de la nueva provincia romana de Arabia y de las lucrativas rutas comerciales entre el Mediterráneo y el interior, que se extendían hasta la India y China, así como hacia el norte y el sur. Como consecuencia, la ciudad floreció.



Durante el periodo bizantino, cuando el cristianismo se convirtió en la religión oficial del Imperio Romano Oriental, la ciudad fue el lugar de residencia de un obispo cristiano y se construyeron dos iglesias. A principios del siglo VII, el Islam se extendía desde la península arábiga hacia el norte y, hacia el 635 dC, ya había llegado a este territorio. La ciudad retomó su nombre semítico original de Ammon o, como se conoce hoy en día, Amán

Debido a los diversos cambios políticos sufridos por la ciudad a lo largo de los siglos siguientes, las fortunas de Amán fueron en declive. Durante las Cruzadas y bajo el dominio de los mamelucos de Egipto, la importancia de Amán descendió y la ciudad de Karak, situada en el Sur, ocupó su puesto. Hacia el año 1321 dC, se escribió de Amán: "una ciudad muy antigua y arruinada antes de la llegada del Islam... existe una gran cantidad de ruinas que son atravesadas por el río al-Zarqa”.

Bajo el dominio del Imperio Otomano, Amán permaneció como una pequeña ciudad atrasada y  As-Salt se convirtió en la localidad principal de la zona. En 1806, la ciudad estaba deshabitada; solo vivían en ella algunos beduinos.

La partida de los otomanos de la región coincidió con el éxodo de un gran número de circasianos y otras tribus musulmanas perseguidas desde el Cáucaso. Encontraron refugio en la zona y crearon un asentamiento en la ribera este del río Jordán. Aunque la mayoría eran agricultores, entre estos primeros colonos también había orfebres de oro y plata y artesanos. No tardaron mucho en construir caminos para unir estos asentamientos con Amán. Y el comercio, de nuevo, floreció.

 Más información sobre los sitios históricos de Amán






Pero fue con la construcción del ferrocarril de Hejaz  Hejaz cuando realmente la ciudad volvió a la vida. El ferrocarril, que unía Damasco con Medina, pasaba por Amán. En 1902, una vez más, Amán volvió a ser el centro de una bulliciosa ruta comercial y su población empezó a crecer. En 1905, la ciudad tenía una población de aproximadamente 3.000 personas.

El 15 de mayo de 1923, surgió el Emirato de Transjordania, con el emir Abdullah, un hachemita descendiente directo del profeta Mahoma (la paz sea con él), como su indiscutible líder. El 22 de marzo de 1946, Transjordania obtuvo su independencia. Dos meses más tarde, el título de emir de Abdullah se cambió a rey y se cambió el nombre al país, denominándolo Reino hachemita de Jordania, con Amán como su capital.




CULTURA
 



Con el paso de las décadas, la ciudad se ha ampliado y se ha convertido en una metrópoli moderna, comercial y con mucha vida, de aproximadamente dos millones de habitantes. Podemos encontrar excelentes hoteles y alojamientos, restaurantes exquisitos, cafeterías, centros comerciales, oficinas y lujosas mansiones que han sustituido a las antiguas viviendas. Sin embargo, aún se pueden contemplar muchos de los restos de la antigua ciudad.

Además de su gran número de sitios arqueológicos, Amán tiene muchos museos, galerías de arte y centros culturales, así como teatros y cines.

La Real comisión cinematográfica de Jordania (The Royal Film Commission of Jordan)

La Real comisión cinematográfica de Jordania es un comité cuyo objetivo es el desarrollo de la industria de producción audiovisual jordana mediante el fomento y la creación de la ‘cultura cinematográfica’ que anima a los habitantes de Jordania a utilizar los medios audiovisuales para expresar sus ideas. La comisión también ofrece al público la oportunidad de conocer a directores de cine, ver películas de cine independiente y experimental, charlar con los profesionales del sector e intercambiar ideas.

Para obtener más información, póngase en contacto con:

P.O.Box 811991
Amán 11181 Jordania
Tel: +962 6 464 22 66
Fax: +962 6 464 2299
Correo electrónico: info@film.jo
Página Web: www.film.jo

 Haga clic aquí para ver una lista de los centros culturales de Amán